Contexto Histórico y Principios Fundamentales en las Constituciones de Anderson en la Edición de Philadelphia de 1734

Portada  de las Constituciones de Anderson

  1. Introducción

La historia es no solo el lugar en donde transcurre el más bello relato sobre la libertad del hombre. Es además el lugar que guarda para nosotros los masones, las hazañas de nuestros primeros Hermanos. Esa es la razón por la que debemos ser tan rigurosos como respetuosos de la historia de nuestra orden, porque yace allí el secreto y el reservorio de nuestras costumbres y alto sentido de la moral. Por esa razón, he querido investigar cuál es el marco histórico -masónico y profano- en el que nacen las Constituciones de Anderson y realizar algunos comentarios acerca de los Principios Fundamentales que en el texto se encuentran.

Bien es sabido y documentado que la Orden Especulativa surge en Europa en el siglo XVIII luego de una transición en la que nobles y burgueses, admirados de la forma fraterna y los secretos que se traspasaban a través de los ritos en las logias de canteros operativos, decidieran ingresar en ellas. Para ese siglo, las antiguas corporaciones se encontraban en estado de decaimiento, razón por la cual “se había extendido la práctica de admitir en esos gildes de constructores a miembros honorarios (o aceptados masones), aun enteramente extraños a la práctica del arte de construir, pero que cooperaban para sostenerlos material y moralmente”. (Lavagnini, A.)    Estos hombres curiosos y soñadores, se esparcieron para formalizarse más tarde en Inglaterra en 1717 cuando cuatro logias londinenses se reunieron en la taberna “Goose and Gridiron” para formar la “Gran Logia de Londres y Westminster”.

Apenas seis años después, recopiladas y editadas por el Duque de Montaigue Gran Maestro de la Logia de Londres (Jacq, C. 2004) fueron publicadas las “Constituciones de Andersen”, primeros trabajos de ordenamiento institucional y reglamentario de una Logia formalmente establecida. El conjunto de documentos, había sido creado por el Hermano Presbítero James Anderson -cofundador de la Logia de Londres- y Jean Téophile Desaguiliers, pastor hugonote de la comunidad de Rochelle, exiliado por las persecuciones religiosas de Luis XIV en Francia y co-fundador también de la Logia de Londres. La gran mayoría de los autores clásicos, supone que, en realidad, el ordenamiento institucional de las Logias en Londres había comenzado un poco antes, en 1719 cuando los Hermanos cotejaban las Antiguas Obligaciones y Constituciones Góticas, destruyendo algunas para impedir que cayeran en manos extrañas. Por otro lado, el Dr. Anderson hacía ya tempo que había emprendido la labor de sistematizar un reglamento para las Logias. Se sugiere incluso que fue el propio Pastor quien sugirió al Gran Maestro la idea de una recopilación de normas y principios más universal bajo la forma de una Constitución (Newton, J.F. 1976)

En el año de 1734, Benjamín Franklin imprimió en los Estados Unidos de Norte América una copia de las Constituciones en Philadelphia, constituyéndose ellas e el primer documento masónico impreso en el nuevo continente.

Los Masones reconocemos que existe una jurisprudencia anterior a las Constituciones de Anderson y llamamos a ella “Landmarks”, que en inglés significa literalmente marcas en la tierra y cuyo origen etimológico nos lleva a las marcas visibles en la tierra y que originalmente servían para separar los reinos antiguos en la Europa continental. Más tarde la palabra fue usada para designar cualquier marca en la tierra que ayudara a reconocer un camino o un destino asociada con un objeto histórico o geográfico fácilmente reconocible. (Webster. M Dictionary, Web). Como asociación lingüística, los masones reconocemos en los “landmarks” una jurisprudencia antigua, no escrita pero reconocida en la tradición oral y las costumbres, cuyo reconocimiento basado en la costumbre genera un hecho jurídico de alto interés y de sólida continuidad en el tiempo y que regula el acontecer de nuestras Ordenes. (Terrence, S.) Sobre ellas, existe una alusión muy simple pero muy definitoria en Anderson, los Landmarks deben respetarse, pero toda Logia que sesione anualmente podrá realizar cambios en ellos para el bien de los hermanos.

Anderson, así como Disaguiliers en otra dimensión, deben ser reconocidos por tanto como los primeros hermanos que, respetando la historia más antigua de nuestra orden, contribuyeron a construir un orden tanto institucional como normativo al funcionamiento de las primeras logias en el mundo. ¿En qué contexto histórico ocurrió esto? ¿Qué fuentes ideológicas se reconocen en estos primeros trabajos? ¿Desde dónde son escritos y quiénes fueron sus autores? ¿Dónde pueden observarse estas influencias en algunos de sus textos? Son las preguntas que intenta responder este breve ensayo

2. La vida de James Anderson.

James Anderson nació en 1679 o quizás en 1680, en la ciudad de Aberdeen en el nordeste de Escocia, también conocida como “la ciudad del granito” por la abundancia de tal material en la construcción histórica de la ciudad. La Iglesia Presbiteriana parece haber sido la denominación religiosa mayoritaria en la ciudad, así como del resto de Escocia desde los tiempos de la Reforma protestante.

Anderson creció en medio de un ambiente de intolerancia religiosa producto de la disputa que tras la expulsión del Rey James II de Inglaterra se produjo entre la denominación episcopaliana, que aceptaba el angilcanismo de Londres en Escocia y la denominación Presbiteriana que representa una crítica al anglicanismo inglés. Mutuas recriminaciones y negaciones al nombramiento de autoridades eclesiásticas en Escocia, terminaron después de muchos años en 1690 con el reconocimiento de la iglesia presbiteriana por parte de Londres que, hasta el día de hoy, es la iglesia mayoritaria en Escocia.

Anderson se graduó de la Marischal College en Aberdeen como Master of Arts en 1698 para seguir luego estudios de teología licenciándose en 1702 Intentó sin éxito seguir una carrera de pastor de parroquia en Escocia, pero consiguió más tarde un trabajo como “capellán” protegido por un noble rico de Escocia, que lo llevaría más tarde a Londres.(Stevenson, D. 2002) Allí contrajo matrimonio con una viuda inglesa quien apoyó los sueños de Anderson con su pecunio, logrando convertirse primer en Ministro Presbiteriano en Londres y más tarde en pastor de una congregación en Glasshouse Street hasta 1743. (Waite, A.E.2007) El lado Oeste de la ciudad de Londres se poblaría de inglesas francesas hugonotes entre 1598, fecha de término de las Guerras religiosas en Francia tras la firma del Edicto de Nantes y hasta entrado el siglo XVIII. Con el tiempo la población francesa se integró a la sociedad inglesa ocupando finalmente los cargos clericales pastores ingleses que acudían a comunidades francesas más por su origen que por su situación presente. (Smiles, S. 1868)

Para 1710, Anderson es ya un Ministro conocido en Escocia por sus sermones. Los representantes de la Cámara que provenían desde las tierras altas, eran asiduos visitantes de su capilla y él mismo era un reconocido defensor de la tolerancia entre las distintas iglesias cristianas de Inglaterra. En 1743, Anderson fue nombrado Ministro de la Iglesia Presbiteriana de Lisle St. hasta su muerte.

Sobre su iniciación, se menciona una Logia en la que participaba en el año 1717 en la zona de Wesminster en Londres y hay autores incluso que señalan que el padre de Anderson era un masón aceptado, razón por la que los asuntos de la orden nunca le fueron ajenos. Otros autores señalan su iniciación en el año de 1721, dato apresurado y poco creíble pues tal fue año en que se habría puesto a trabajar en el reordenamiento institucional de la Orden.

Poco antes de morir, Anderson dio señas de ser un gran biógrafo de la nobleza, aunque su libro no vio la luz, se sabe hoy que sus trabajos en esa materia eran de gran calidad. Murió a los 62 años en 1746 como un hombre modesto. Ni la primera ni la segunda edición de las Constituciones hecha en 1738 le significaron lucro o beneficios materiales, y aun cuando la obra de Anderson sea a menudo tachada de poco histórica o incluso fantasiosa, es deber señalar que su esfuerzo transformó a la antigua masonería en una orden moderna.

3. El contexto histórico de las Constituciones de Anderson.

En el año 1660, la Real Sociedad de Londres es fundada para el avance de las ciencias experimentales bajo el lema de “Nulius in verba”, que significa “En boca de nadie” y que dio cuenta desde sus principios de la filosofía materialista que se encontraba en sus fundamentos. Apenas veinte años después, Francis Bacon publicaba “Novum Organum” y en 1637, René Descartes publicaba en Francia “Discurso del Método”, dando origen al racionalismo.

Cito estas fechas para entender que el mundo de los masones aceptados, más tarde Masones Especulativos a los que Anderson y su trabajo colaboraron a formalizar, se encontraba en pleno cambio cuando las Constituciones vieron la luz por primera vez. Sin embargo, la dirección de esos cambios no tuvo un único sentido. En 1633, cuatro años antes de la aparición del “Discurso del Método”, la Iglesia Católica formaliza a Galileo por sus teorías sobre el movimiento de la tierra, y la obra de Copérnico, “Acerca de la Revoluciones de los Astros” en que finalmente da un golpe de muerte al antiguo modelo Ptolemaico y eclesiástico, debió ser publicado con un seudónimo por temor a ser perseguido y encarcelado por las fuerzas de la regresión.

Fue la fuerza creativa de hombres como Isaac Newton que entre 1665 y 1666 escribiera sus contribuciones a la física moderna en su teoría de la gravedad, o Jean Jacques Rousseau, Thomas Hobbes, Adam Smith y John Locke quienes desafiaron a las monarquías absolutas en sus tratados contractualistas los que finalmente abrieron camino por sobre las fuerzas de la reacción.

La Inglaterra de Anderson es tributaria de esos avances, pero también lo es de las duras historias de cruentas guerras civiles entre el parlamento de Oliver Cromwell y la monarquía del Rey Carlos I; lo es también de las querellas religiosas entre cristianos protestantes y es tributaria de un ambiente que no fue siempre ni tolerante ni exento de conflictos. Anderson mismo debió defender en más de una oportunidad entre sus mismos hermanos su propia obra, y es ni más ni menos que el nacimiento de la Masonería francesa, un resultado de esos conflictos históricos de sucesión.

Anderson tributa en su trabajo de esos tiempos históricos y clama por una masonería tolerante.

4. Comentarios a los Principios de las Constituciones

La obra reseñada es la edición norteamericana de las Constituciones de Anderson fechada en 1734 en Philadelphia y alojada en la Universidad de Nebraska (Nebraska U.) como un documento escaneado y editado desde su original. Como todo Masón sabe, este no es el documento original y fue producido por la Universidad desde el manuscrito fechado en 1734 en Philadelphia. Conserva por tanto la originalidad y la frescura de su original editado en Londres.

El texto se divide de la siguiente forma:

  1. Dedicatoria a su Gracia el Duque de Montagu;
  2. La Constitución, Historia, Leyes, Cargos, Ordenes, Regulaciones, y usos del Derecho en la Honorable Fraternidad y Aceptada Masonería Libre;
  3. Los cargos de la Masonería Libre
  4. Postscript, Opiniones de Cooke
  5. Regulaciones Generales, compilado por el Sr. George Payne
  6. Postscript, Las formas de constituir una Nueva Logia
  7. Aprobación
  8. La canción del maestro, o la Historia de la Masonería
  9. Canción de Guardia, o la otra Historia de la Masonería
  10. La canción del Compañero por Charles Delafaye
  11. la Completa canción del Aprendiz, por el Sr. Matthew Birkhead
  12. Una nueva Canción

Secuencio a continuación ordenando alfabéticamente por orden de aparición, comentando cando me parezca adecuado y no redundante, los principios que parecen fundamentales y que se encuentran a mi parecer en el Título “La Constitución” a partir de la página 7 del manuscrito y hasta la página 46 del mismo. Debe aclararse que hay un sin número de nombres propios de figuras históricas a las que no haré alusión y que mercen de hecho un ensayo aparte.

a. Adán es el primer hombre sobre la tierra;

b. Fue creado por el Gran Arquitecto del Universo;

Anderson nos presenta por primera vez en un escrito masónico aceptado y documentado la imagen de un Dios creador, al que llama considerando las más viejas tradiciones medievales eclesiásticas un Arquitecto. Algunos hermanos creen ver en él a Ptah, antiguo Dios egipcio simbolizado a veces como un enano sobre una silla y divinidad de los constructores. Su imagen aparece incluso en algunas inscripciones antiguas sobre las pirámides. Es más probable sin embargo por la formación cristiana de Anderson y del propio Disaguliers que la referencia al Gran Arquitecto provenga de las escrituras cristinas, más probablemente de una Carta de Clemente a los Corintos. De la misma forma se presenta a Dios como un constructor en libros del Antiguo Testamento. Él sería por supuesto, el padre creador de Adán.

c. Las Artes Liberales fueron escritas por el creador en su corazón y las conoceos incluso después de su caída a través de su descendencia; 

d. Particularmente la Geometría;

e. Que conocemos a través un método conveniente de proposiciones por la observación de las leyes de la proporción tomada como un mecanismo que mediante las artes mecánicas permitió al sabio reducir los elementos de la Geometría en un Método.

No podría ser de otro modo que un Dios Arquitecto y Creador hablara a su creación a través de un conjunto de leyes universales; esas leyes que permiten la existencia coherente y sustentable de la compleja creación, son para Anderson la reducción de la Geometría -ciencia masónica por excelencia desde los más antiguos tiempos de las ordenes operativas- en principios a los que se llega a través de las artes mecánicas. Si piensa uno en los descubrimientos de Arquímedes, reducidos luego a principios de una geometría universalmente aceptada en la Hélade, tendrá un diminuto ejemplo de este Dios que habla a su creatura a través de la creación en un único idioma cognocible para la progenie adánica que después de su condena, ha perdido el idioma original. La Geometría sería entonces expresada a través una serie de proposiciones lógicas el idioma que los masones deben recuperar para entender el idioma del Gran Arquitecto. El principio de la geometría sagrada que se encierra en cada Templo en todas las culturas donde órdenes de constructores actuaron para preservar sus secretos en un idioma lítico, es la expresión más histórica a la que Anderson hace alusión en este párrafo.

Finalmente, es deber reconocer que Anderson toma del “Manuscrito Cooke”, uno de los más antiguos y reconocidos manuscritos institucionales de una orden masónica operativa que data de 1410 el texto: “ Has de saber que hay siete Ciencias Liberales, y luego sabrás por qué son llamadas de esta manera; y por qué de estas siete primeras derivan todas las Ciencias y Artes del Mundo, y especialmente por qué aquella, la Ciencia de la Geometría, es el origen de todas.”

f. El viejo mundo adánico y de su descendencia, no podría ser ignorante de las artes masónicas.

En esta proposición, Anderson es explícito en orientarnos respecto de que nuestra orden es tan antigua como la herencia de Adán. Ilustra este hallazgo histórico en la mención de Cain, Enoch, Seth y Noah, todos constructores conocedores de las reglas masónicas y por tanto del lenguaje de la Geometría.

g. En la dispersión de la raza humana, la Geometría Sagrada se mantuvo en las manos de los masones quienes formaron grandes ciudades a pesar de las diferencias entre los dialectos y los climas.

Señala textualmente Anderson en el texto editado por Franklin, “…en el arte de conversar sin hablar y de saber de uno y de otro a la distancia no obstaculizó el avance de los Masones…” Anderson subraya en el texto críptico que la distancia y la lengua no fueron nunca un obstáculo, como no debieran serlo hoy para el perfeccionamiento del Masón, porque, de nuevo, el Arte Real, encierra en un lenguaje escrito en piedra, todo lo que sabemos y todo lo que nos une. Si el tiempo no fue suficiente y las diferencias de las lenguas no pudieron sino hacer más fuerte el arte masónico, fue porque las Artes Liberales, de entre ellas la Geometría, se había convertido en el lenguaje universal que permitió el tránsito entre las culturas. Pitágoras, Platón, Maimonides y otros muchos sabios hombres, viajaron, provenían o se interesaron en el oriente que es desde donde todo nace y trajeron aquello que nos ha hecho fuertes a los Masones y nuestra Arte. “…Y no hay duda que el Arte Real fue traído desde Egipto por Mitzraim el segundo hijo de Ham…”

h. El Rey Salomón era el Gran Maestro de la Logia de Israel, así como Hiram lo es de la Logia de Tiro, y el inspirado Hiram Abif, Maestro de los Trabajos y la Masonería, bajo los cuidados y dirección de los cielos.

Anderson ha dejado en claro en el texto de sus Constituciones, que la Masonería se remonta más allá del Gran Templo hacia los orígenes de la humanidad, y que sus conocimientos fueron escritos en el corazón del hombre por Dios mismo. En este párrafo de la página 17 del texto, hace sin embargo un quiebre con la tradición histórica de los hijos de Noah, para hacer de la construcción del Gran Templo de Jerusalén un hito Es indudable que en la formación religiosa de Anderson y Desaguiliers, el Gran Templo de Jerusalén es el momento más cercano del hombre con la Jerusalén celestial. Parece también evidente en su texto, el deseo que la Masonería fuera parte de este episodio histórico. Anderson ha sentado a partir de aquí las bases del mito de Hiram Abif como el padre de los Masones, pero lo ha puesto en el seno de una trilogía mítica: Salomón, Hiram de Tiro y el propio Hiram Abif

i. Y fue así como terminado el Templo de Salomón, la masonería mejoró en todas las naciones bajo los conocimientos empleados por Hiram Abif y dispersados por el mundo. El Arte Liberal fue enseñado a los hijos de los hermanos nacidos libres y a los príncipes y Reyes y potentados de las naciones que estaban deseosos de convertirse en Grandes Maestros.

El texto navega con elegancia y con soltura a través de la historia, para aclararnos que, puesto que el Arte Real de las Ciencias Liberales está escrito en el corazón del hombre desde su creación, le pertenece pues a todos los hombres del mundo, razón por la cual, la Masonería no podría hacer discriminación alguna entre los iniciados. Las Artes de Hiram Abif, se expanden por las naciones del mundo sin diferencia entre los continentes y pasa a los “hijos nacidos libres” sin diferencia de clase o rango.

Los “…hijos nacidos libres…” serían en ese contexto entonces a quienes han vuelto a nacer por la iniciación.

j. Los viejos registros de la Masonería ofrecen grandes consejos a sus Logias acerca de cómo en las Naciones Gentiles, especialmente en tiempos de paz cuando sus dirigentes aborrecían las tiranías, los trabajos de los Masones eran bien recibidos especialmente para la construcción de sus grandes empresas en todos los materiales, madera, piedra y para los diferentes tipos de arquitectura.

En el texto hay dos alusiones que me parecen relevantes: Primero está el reconocimiento de “los viejos registros”, fuentes líticas y orales que dieron luego nacimiento a escritos góticos o manuscritos como el de Cook, tan despectivamente vistos en el mundo racionalista y materialista. Es una advertencia de Anderson a no olvidar la metafísica; en Segundo lugar, Anderson advierte acerca de los peligros de la tiranía y, por el contrario, de las bondades de los sistemas en donde la tiranía es aborrecida. Está, sin duda alguna, recogiendo la influencia de un John Locke masón (Paul, R. 2007) padre del liberalismo inglés y para quien el Estado es el garante de los Derechos Fundamentales del hombre. En tal sentido, Anderson está declarando políticamente, que a los Masones no nos gustan ni nos avenimos con los Estados Totalitarios ni Tiránicos porque amamos la libertad.

k. Y a pesar de que existieron muchas denominaciones y ordenes secretas, ninguna como la masonería ha podido preservar sus usos solemnes por estar mejor instalados, y ninguno hizo mejor uso de la instalación de sus cargos en toda época y naciones.

El texto insiste en aquello que es regla capital para los masones especulativos iniciados en sus órdenes y reglas: no importando cuál fuese su orden, hay un conjunto de denominaciones y usos solemnes en cuyo respeto descansa la firmeza de la orden y de las Logias. El uso respetuoso de los Landmark que nos caracterizan como orden y la discreción en su práctica, nos hacen fuertes e imperecederos.

 

Anderson y Desaguiliers son los padres de una Masonería Moderna y me parece que una de las más notables enseñanzas que nos heredan, es que no hay peor camino que aquel que comienza conmigo. Al desentrañar con cuidadosa fraternidad la historia antigua de nuestra Orden y reconocer en el pasado más remoto una sabiduría ancestral logran hacer de la Masonería una tarea cuya historia se remonta precisamente a los inicios de los tiempos. Desde allí recogen los principios que muy humildemente creo avizorar en el primer capítulo del libro editado más tarde por Benjamín Franklin.

Enero 2016

 

Bibliografía

Jacque Christian La Masonería, Historia e Iniciación, mr Ediciones, Madrid 2004

Lavagnini, Aldo. Manual del Compañero Masón, Ed. Magíster, Tercera Ed.

Nebraska University. Constitution of Andersen (Documento escaneado) (http://digitalcommons.unl.edu/cgi/viewcontent.cgi?article=1028&context=libraryscience)

Newton, Joseph Fort. Los Arquitectos, Biblioteca Upasika, México 1976

Paul, Ronald. The age of enlightenment and freemasoney, Pietr-Stone, 2007 (http://www.freemasons-freemasonry.com/freemasonry_enlightenment.html)

Smiles, Samuel. The Huguenots, their settlements, churches and industries in England and Ireland Ed. Harprs and Brothers, New York, 1868

Stevenson, David. James Anderson, Man & Mason Heredom, Vol 10, 2002

Terrence, Satchell. A Modern Examination of the landmarks of Freemasonery (http://www.freemasons-freemasonry.com/landmarks-freemasonry.html )

Webster Merriam Dictonary. http://www.merriam-webster.com/dictionary/landmark

Waiter, Edward Waite. A New Enciclopedy of Freemasonry Volume I, Ed. Cossimo Books, New York 2007

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s