Egregor

EGREGOR MASÓNICO COMO ENERGÍA COLECTIVA

EGREGOR MASÓNICO COMO FUENTE DE ENERGÍA

Todos y cada uno de nosotros ha experimentado cual más cual menos, que, en el universo material, nuestras emociones, nuestros estados anímicos, incluso nuestra potencia psíquica puede desplegarse sobre ese plano de la existencia, para transformar a otros o a las circunstancias mismas que nos rodean.

Este principio inicial puede incorporarse a nuestra percepción del mundo sin hacer ningún oficio de credo ni esperar grandes argumentos metafísicos. Bastaría con realizar el simple ejercicio de pensar con mucha fuerza y deseo positivo para quien está a su lado en este minuto, o bien para alguien que usted conoce para observar la potencia con que nuestros estados de ánimo, nuestras emociones e incluso la fuerza de nuestra psiquis puede cambiar a nuestro entorno.

Así también resulta evidente que la “emulsión” de nuestro pensamiento ya no está alojada con nosotros cuando el efecto positivo, o negativo, impulsa un cambio en el plano material. De un modo inmaterial, las energías que hemos creado impactan a terceros porque han tomado una existencia única y particular en el universo de las formas en que habitamos. Abundarán los ejemplos más negativos que positivos en la vida de todos nosotros, porque, aunque estamos trabajando por pulir nuestra propia piedra bruta, no hemos dejado de ser simples e imperfectos mortales. Pero estoy seguro de que usted podrá encontrar en su historia personal más reciente un ejemplo en que una energía positiva suya, pensada, producida incluso psíquicamente pudo impactar a vida de otros en el mismo sentido.

Culturas mucho más avanzadas que la nuestra, cuyo paradigma está basado en la materialidad causante, han experimentado la formación de estas energías con un sentido específico. Han trabajado en la creación de estas energías de manera esotérica pero también de manera consciente y sistemática. Piense por ejemplo en los ejercicios de meditación que han llegado desde oriente para calmar enfermedades o bien simplemente para establecer mejores niveles de vida.

¿Cómo explicar que estas energías producidas por nosotros puedan cruzar el “éter” del universo para impactar simplemente a quien tengo a mi lado, o ayudarme a salir de una situación dolorosa o compleja?

Una primera aproximación es que la existencia de estas energías cuya producción psíquica o emocional ustedes y todos hemos producido aun cuando nunca hayamos oído hablar de ellas, es que una parte de nuestras mentes trabaja en un estado semi-consciente, produciendo una energía que construye un estado vibratorio sobre una realidad que es de suyo vibratorio u ondulante. A esas energías cuya existencia es independiente de quien las produce, se llama desde la antigüedad clásica, “EGREGORES”.

Un “EGREGOR” es entonces una emanación de energía, emocional, mental o psíquica, que sale de nosotros mismos provocando una perturbación en el espacio que habitamos impactando con su existencia independiente a otros, o provocando cambios en el ambiente social, psíquico, energético o emocional en el que vivimos.

Deseo recalcar que este tipo de creaciones, son en primer lugar conscientes o inconscientes, impactan en otros y una vez que han sido “emanadas” de nuestra propia existencia, cobran una existencia autónoma, porque de otro modo no podrían expresarse para hacer vibrar e universo que habitamos de un modo distinto a como lo hacemos siempre. Un “EGREGOR” así creado, cambia el estado del universo previo a su existencia y, por tanto, volver a su estado anterior requeriría un trabajo posterior a su existencia. Supondría incluso la necesidad de poner fin a su existencia para reparar el estado anterior del Universo que habitamos.

Permítame aquí otro ejemplo básico. Cuando usted piensa, siente o establece un estado psíquico con rabia hacia alguien, con impotencia, con agresividad, incluso con violencia no expresada físicamente en el sentido material de su expresión, usted ha creado una energía de la cual ya no es dueño, una energía que se expresa incluso independiente de usted porque ha alterado el universo vibratorio en el que usted y el otro habitan. Para restaurar su estado anterior, usted deberá concluir la existencia de esa energía. El grado de persistencia y la profundidad de su reacción emocional, energético o incluso psíquica, determinarán la persistencia y el poder de su “EGREGOR” para con el estado vibratorio del Universo en el que habitamos.

Si la creación de un “EGREGOR” fuese un ejercicio habitual de nuestras vidas, si los “EGREGORES” fueran admitidos en su existencia en nuestra cultura materialista y causal, viviríamos más cerca de estados más avanzados de conciencia, impactando con ello nuestras formas de entender al mundo, nuestras formas de educar a nuestros hijos, nuestra forma de entender y de curar nuestras enfermedades Viviríamos seguramente apegados a otros valores.

Usted y yo habitamos un mundo una, dos o tres veces por semana dependiendo de su grado y su Orden, en el que se guarda un secreto inmenso y del cual gozamos de su usufructo. Cada Respetable Logia que trabaje de manera ordenada su Rito, produce desde el momento en que las energías son convocadas a través de los tres golpes, un estado anímico, energético, incluso psíquico, que nos permite trabajar colectivamente en la creación de uno o más “EGREGORES”. Habrá sentido usted el modo en que la energía de los “EGREGORES” creados por usted y sus hermanos trabajan para hacer dulce, sincera y reconfortante el tiempo y el espacio de sus trabajos Justos y Perfectos en su Logia. Habrá usted escuchado de más de algún hermano decir “que buena energía hubo hoy en el Templo”.

Esos “EGREGORES” masónicos, no tienen ontológicamente hablando (es decir desde la perspectiva de su ser) diferencia alguna con otros “EGREGORES” creados en otras tareas de iniciados, rosacruces, teósofos, budistas, templarios, etcétera. Todos ellos son el trabajo mancomunado de seres humanos que se han propuesto una tarea energética mancomunada: cambiara positivamente el estado vibratorio del Universo en que habitan con el fin de hacer Justos y Perfectos sus trabajos.

Nuestros “EGREGORES”, igual que en otras comunidades de iniciados, son creados a través de un rito. El rito de inicio de nuestras tenidas, cuyo trabajo comienza incluso ya desde los pasos perdidos, y que se hace solemnemente en la Triple Batería de Primer Grado son el llamado a la creación colectiva. Creados, ellos cambian el estado vibratorio, solo que esta vez, lo hacen para todos quienes forman la cadena de unión de este Templo, y lo hacen “descansando” en la simbología del Templo.

Es importante destacar que nuestra simbología no obedece a un principio totémico porque nuestros hermanos masones no rinden culto a las formas que puedan tomar estas energías, sino más bien, intentan retenerlas y comprender sus atribuciones durante el la Tenida en el Templo. Yo esperaría que usted haya vivido en su Templo momentos antes del inicio de sus trabajos, incluso en días donde no hay trabajos en su Templo, la vacuidad, el vacío de significado, que los símbolos tienen en ese momento, distinto de la plenitud energética que esos mismos símbolos ganan cuando las Tenidas son Justas y Perfectas.

Igual que cualquier otra energía que usted pueda reconocer a simple vista en nuestra comprensión usual del Universo material y causal, nuestros “EGREGORES” viajan por el templo a través de las vibraciones que provocaron, razón por la cual, habrá usted escuchado de sus Maestros, en toda Orden y Rito en que trabaje, que el respeto por el silencio, la forma recta de sentarse, evitar el diálogo entre hermanos y no cruzar ni piernas ni brazos en lo posible, ha de hacer más fluida la tenida. Lo que están explicándole sus Maestros, es que usted no debe obstaculizar el flujo de la energía que circula por el Templo, para hacer precisamente Justos y Perfectos sus Trabajos. Nuestros “EGREGORES” terminan su paso por el Universo material en que creemos habitar, cuando un segundo rito los “vuelve al orden. Son los ritos de término de nuestros trabajos que, en una cadena de Unión, encierran a nuestros “EGREGORES” para solicitar un deseo o explicitar un pensamiento. Tras ese momento mágico, místico y hermoso, un aplauso errado vuelve al Universo a su estado anterior mejorado Cada hermano sonríe tras haber recibido una cuota de energía que mejora su vida, la hace mejor y más justa.

Termino aceptando que algunos de quienes lean este trabajo, pueden no ser hermanos que adhieran a mis ideas más metafísicas y hasta esotéricas. Vayan para ellos mis más grandes respetos. Sólo les pido que observen en su próxima cena familiar en qué momento y qué hicieron para que las energías de la mesa se renovaran y abundara un estado de felicidad y abundancia. Dónde descansa físicamente el hecho de que sus emociones han cambiado para tornarse más felices, en que símbolos ha descansado el trabajo que su familia y él o ella misma hicieron para ser más felices y mejores.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s