Medusa

Medusa

La representación de Medusa en la vida masónica corresponde a la idea errónea de la mirada hacia el pasado atávico y a la mentira, la parálisis en fin frente a los miedos. Mirarla directamente a los ojos equivale a paralizarse pues significa quedar atado al pasado sin posibilidad alguna de proyectarse al futuro; pero también equivale a mirar a la mentira en su dimensión más pura. Como todo mito encierra una enseñanza para la vida que explora desde lo fantástico un hecho natural.

Existe una confusión importante en la definición de lo que un Mito es. Tras largos y denodados esfuerzos, aun es posible encontrar escasas diferencias entre lo que entendemos por mito, saga, o leyenda.

Para los efectos pedagógicos, nos apoyaremos en la obra de G.S. Kirk, en la que se establecen al menos dos modos esenciales: en primer lugar, los mitos regularmente no poseen una narrativa completa y clara al modo de la Ilíada o la Odisea de Homero pues no tienen pretensión de ser narraciones acabadas y a menudo se presentan tangencial y confusamente para conservar su encanto. De hecho, la palabra griega Mythos, significa expresión. En segundo lugar, el Mito ofrece la explicación de un hecho natural, formulada en una época en la que estas explicaciones eran más religiosas y mágicas que científicas. [1]

En ese corpus mitológico, los dioses representan fuerzas dotadas de un poder y un campo atractivo, simbolizan el triunfo de su principio respectivo.[2] En este mismo sentido, “todo personaje mítico puede ser definido en sí mismo y por sí mismo, puesto que tiene en cierto sentido una esencia; en segundo lugar, que esta esencia corresponde a una realidad que, en definitiva, debe pertenecer al orden de la naturaleza y por último , que la relación de correspondencia entre el personaje mítico y la realidad que expresa es de tipo simbólico, es decir proviene de la metáfora o de la analogía.[3]

Es el caso de Medusa, hija de Esténelo, hija de Orsílico y esposa, en algunas versiones de Pólibo[4] Hermana de Esteno y Euríade, las tres hermanas representaban en realidad una tríada, aunque sólo Medusa tenía la facultad de transformar en piedra a quien la mirara directamente a los ojos.

Pertenecen a la generación de los monstruos marinos y son hijas de Forcis y de Ceto. Según cuenta Hesíodo, Esteno y Euríale eran inmortales y Medusa, en cambio, mortal. Cuando Perseo cortó la cabeza, de su cuerpo mutilado surgieron Crisaor -padre del monstruo marino Geríones- y el caballo Pegaso, ambos engendrados por Poseidón. De acuerdo con las descripciones y representaciones plásticas que han llegado hasta nosotros, Gorgona era un monstruo alado con garras afiladas, cuya espantosa cabeza tenía serpientes en lugar de cabellos, una lengua larga, unos dientes puntiagudos y sobre todo una mirada penetrante que, según la leyenda, convertía a los hombres en piedra.

La Gorgona[5] Medusa llevaba velo porque simbolizaba el pasado incognoscible y mirarla equivalía a contemplar a propia muerte o a “convertirse en piedra” en forma de estatua funeraria. Al final fue víctima de su propio destino.  Cuando Atenea entregó su brillante égida o escudo, al héroe Perseo, que obligó a Medusa a contemplar su propia imagen, con resultados fatales.  Es probable que Medusa tuviera un pasado prehelénico como diosa libia, degradada y reducida cuando los helenos la reconstruyeron como una joven bella y vanidosa, violada en el templo de Atenea por el dios del mar Poseidón y convertida en un monstruo horrible por la encolerizada diosa virgen.[6]

Suele interpretarse a Medusa como la personificación simbólica de los aspectos terribles de lo numinoso.[7]

Como los demás dioses y figuras mitológicas, representa fuerzas dotadas de un poder y un campo atractivo, simbolizando el triunfo de su principio respectivo[8], que en el caso de Medusa es el temor al pasado y a las malas obras.

En este mismo sentido, Medusa nos recuerda que todo personaje mítico puede ser definido en sí mismo y por sí mismo, porque tiene en cierto sentido una esencia; en segundo lugar, que esta esencia corresponde a una realidad que, en definitiva, debe pertenecer al orden de la naturaleza y por último, que la relación de correspondencia entre el personaje mítico y la realidad que expresa es de tipo simbólico, es decir proviene de la metáfora o de la analogía.[9]

El héroe, Perseo, representa en el mito de un modo universal a todo hombre que realiza un viaje simbólico y profundo a menudo interpretado sicológicamente como un imprescindible viaje de descubrimiento para el propio desarrollo. La llamada al viaje es la primera parte de este, y es comparable con la salida de la matriz femenina. El premio, es el fin del viaje, a menudo una joven deseable o un tesoro. Sin embargo, antes de conseguirlo, el héroe deberá acabar con un monstruo o un gigante, o una mujer poderosa y malvada. De este modo, matarla, o bien burlarla, esta acción decisiva que marcará su logro. En otro nivel, la búsqueda es la prueba misma de la virilidad o de la vida espiritual.

En una interpretación sintética, todo Masón libre es enfrentado, al igual que cualquier ser humano, a un conjunto de pruebas que lo harán mirar a su pasado profano. El viaje iniciático que ha comenzado en su iniciación, le han premunido de herramientas en cada grado para enfrentar su propio pasado profano y dar el giro necesario para su crecimiento espiritual. Finalmente, puede estar preparado para terminar recibiendo su propio Criasor[10] y su Pegaso[11].

[1] G.S.Kirk La Naturaleza de los Mitos Griegos  Ed. Labor

[2] Juan Eduardo Sirlot Diccionario de símbolos Ed Siruela

[3] Jean Pierre Vernant, Mito y sociedad en la Grecia Antigua Ed. SXXI

[4] Constantino Falcón y otros, Diccionario de la Mitología Clásica

[5] En singular, Górgona se refiere habitualmente a la única de las tres hermanas que era mortal, Medusa a quin Perseo cortó la cabeza. (Udo Becker Enciclopedia de los Símbolos Ed. RobinBook)

[6] Shahrukh Husain La Diosa Ed Evergreen (1997)

[7] Udo Becker Enciclopedia de los Símbolos Ed. RobinBook

[8] Juan Eduardo Sirlot Diccionario de símbolos Ed Siruela

[9] Jean Pierre Vernant, Mito y sociedad en la Grecia Antigua Ed. SXXI

 

[10] Criasor es la criatura que nace de la sangre de Medusa descabezada por Peseo. El nombre de Criasor alude al hecho que naciese portando una espada de oro que marca su naturaleza de guerrero.

[11] Pegaso es el otro ser mitológico que nace de la sangre de Medusa, el caballo alado que participó en la batalla de Belarofonte contra la Quimera y luego vuela hasta el Olimpo llevando a Zeus el rayo, en servicio de lo cual fue transformdo en una Constelación.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s